25.11.10

San Bukowski.

Tomar una porción de Hemingway, añadir una dosis de humor (del que Hemingway extrañamente carece, mientras que Bukowski es un virtuoso), mezclar con un puñado de hojas de afeitar y varios litros de vino barato, luego una o dos gotas de ironía, agitar bien y leerlo al final de la noche: así tendrá el auténtico sabor Bukowski.
Neil Baldwin

2 comentarios:

Lobo de Bar dijo...

Oh, yeah!

Agustín Ostos Robina dijo...

Y, además, no da resaca!