6.5.11

Cuando yo desaparezco.

Y hoy me dan igual esos colores.
No me importa ese negro que se torna azul,
ni esa manada de caballos de fuego que saludan al desierto helado.

Hay más gente y yo, desaparezco.

No quiero saber ya nada más de diligencias llenas de mierda,
ni de palabras escritas por otro,
ni de frutas,
ni de ojos.

Porque significa que hay más gente,
y que yo desaparezco.

Oigo disparos no muy lejos y salgo a bañarme en la lluvia.
Estoy contento,
porque hoy el cielo llora por mí.


1 comentario:

Ivan Calero dijo...

We we we!! ese Lavilla, que tal hombre. Me gusta tu blog, estilos a este me gustan la verdad. Ya te tengo en los enlaces compañero, cuidate mucho y un abrazo. ¡Suerte con el blog!